La Lonja,Zaragoza
7 octubre 2o11- 8 enero 2012
Catálogo PDF 

Santiago-Arranz-Una-y-otra-realidad-1De la visión del arte como vehículo de expresión de ideas o sentimientos surge “Una y otra realidad”, un compromiso dual con la realidad, a través de los símbolos extraídos de ella y sus infinitas posibilidades de reencarnarse en material artístico desde el subconsciente, la literatura o el concepto.

Una realidad reúne aquéllas obras en las que la emoción ha sido objetivada por el estilo, como sucede en las realizadas para proyectos públicos, las derivadas de lecturas literarias o las surgidas de una reflexión conceptual. Así, obras presentes en esta exposición como “Planetas” o “Visiones Murales” derivan claramente de las intervenciones que realicé en la Biblioteca Municipal María Moliner y en el Centro de Historia de Zaragoza entre 1998 y 2003.

“Tortura” y “F y K” cobran vida después del impacto producido por la lectura de En la colonia penitenciaria de Frank Kafka, apartado al que también pertenecen las series dedicadas a Las ciudades invisibles de Italo Calvino o Los diarios íntimos de la escritora Eugénie de Guérin.

Otras veces las imágenes de esta realidad pensada y racional se generan desde la propia reflexión de los conceptos: piezas como “Avaricia”, de 1991 o “Museo del oro”, que tuvo su origen en una visita al Museo del Oro de Bogotá en 2009 son un ejemplo de este apartado al que también pertenecen “Muñeca de leche”, “Madre” y “Flores negras”.

La segunda parte de la exposición, la “Otra realidad” está dedicada íntegramente a la pintura. Por un lado están las grandes pinturas narrativas que surgen del subconsciente, cargadas de irracionalidad y misterio, realizadas entre 2010 y 2011 en el taller de Castejón de Sos, al abrigo del mundo, y que representan una huída de la realidad a partir de la representación de la creación de mundos alternativos que no obedecen a ningún relato literario previo, sino que, al contrario, ahora lo generan, al combinar el mundo interior de los arquetipos culturales con el paisaje de una realidad próxima, o en los que la naturaleza o los objetos cotidianos cohabitan con los vocabularios formales, como queda bien patente en la serie de óleos de pequeño formato.

Si bien las dos partes de este proyecto derivan de una misma fuente simbólica, los vocabularios formales, los resultados son bien distintos cuando se trata el concepto como emoción: Una realidad, o la emoción como concepto: Otra realidad.