Esta serie de dibujos, derivan de las dos cúpulas pintadas en 1992 para la nueva sede de urbanismo de Zaragoza. El proyecto supuso la transcripción a papel y escena a escena de estas obras generando un nuevo mosaico de piezas en los que la ciudad real encierra la ciudad imaginaria.