Resultado de una visita al Museo del oro de Bogotá es esta colección de máscaras inventadas, pintadas con la ironía del oro falso sobre papel Kraff. La vida ha desaparecido de estos rostros y en su lugar ha quedado lo material como una arqueología de la codicia.