Dedicada a Maurice de Guerin, S. XIX y su poema Centaure. Esta obra es una puesta en escena de esa arcadia clásica soñada por un centauro. El centauro representa el vacio y la sombra de la que nacemos, la doble personalidad  y el conflicto de identidad que acompaña al hombre desde su origen.