Fragmentos de símbolos de las tres culturas, Árabe, Cristiana y Judía, conviven en un mar de formas que las identifican al lado de un pequeño relieve en yeso negro como símbolo del vacío y la pérdida de identidad de la sociedad actual.