Relieves en yeso, en los que la infancia reaparece como teatro de la verdad y el arte recupera su ingenuidad entre el conocimiento y el juego.