Llaves, como signos ambivalentes, que expresan comunicación y también lo contrario, la separación entre el mundo privado y el público. A sus pies, como una metáfora textil, se articulan 24 piezas que nos hablan de la desmaterialización de la forma y la naturaleza cambiante.