Anterior / Siguiente

Ventana para experimentar el vacío. El arte funciona como un marco dibujado por la luz, un espejo que nos invita a reflexionar sobre el ser y el no ser, la interioridad y la exterioridad. No nos interesa la forma sino ese momento solitario, tal vez incómodo en el que nos vemos a nosotros mismos confrontados a nuestro vacío interior.