Iconografía para huecorrelieves/muros de hormigón, diseño de ventanas, óculos y  suelos.
Centro de Historias de Zaragoza. Ayuntamiento de Zaragoza.

La intervención se desarrolla en dos fases: Por una parte los trabajos artísticos realizados en la Biblioteca María Moliner entre 1998-2000 y posteriormente los trabajos del propio Centro de Historia entre los años 2000-2003.

El origen de este proyecto es la creación de un vocabulario de 63 símbolos, cada uno de los cuales se relaciona a su vez con las cuatro principales culturas que nos han precedido en el tiempo: Celtíbera, Romana, Mudéjar y Gótica. El objetivo es hacer convivir a todas estas culturas en un único relato visual.

El proyecto se inscribe en la idea agustiniana de "Ciudad en el mundo". No es por tanto ajena la creación de un Centro de Historia en este solar que es en sí mismo un microcosmos donde se ha escrito la Historia de Zaragoza y explica el concepto de tiempo histórico en tres planteamientos diferentes y a su vez complementarios. Así hay un tiempo fragmentado en los relieves que perdemos de vista de una planta a la otra en el ámbito de la Biblioteca. Sin salir de esta hay un tiempo circular en los óculos o planetas de la última planta y hay, para terminar, un tiempo lineal que encadena acontecimientos como formas en un discurso infinito que se desarrolla principalmente en el Centro de Historia.