La idea de fragmentación, de imposibilidad de crear una imagen como ilusión, unido a la inscripción de la forma dentro de la forma, son el eje de estas reflexiones pictóricas.
Su materialidad y el no tener ninguna ambición narrativa, convierte a estas abstracciones en presencias tan reales como el mundo.