Realizados con hojas de aluminio y tintas, estos trabajos de Paris enlazan con las Cúpulas, la ciudad soñada pintadas en 1992. Si bien, en esta serie de cuadros, el circo metafísico en movimiento de las cúpulas se convierte en meditación y silencio a partir de sutiles sombras y objetos vibrantes.