Si en la serie dedicada a Fontainebleau, la figura humana, había prácticamente desaparecido, quedando fuera del cuadro.
Estas pinturas nos invitan a entrar en paisajes abiertos, de amplias perspectivas, desiertos o habitados por seres diminutos, animales o arquitecturas indefinidas e irreales.